2.10.09

Caprichosa.

La canción detonante del cambio de planes terminó. Y Alex paró el coche. Blanca cambió la cara.
-¿Por qué? –preguntó Alex sin mirarla.
-¿Por qué, qué?
-Por qué volvemos a casa…
-Porque el viaje no es una buena idea. Tan sencillo como eso.
-Mentira.
-¿Mentira, qué?
-Que no es una buena idea… ¿desde cuándo no lo es, Blanca? Porque al principio es lo mejor que íbamos a hacer en mucho tiempo… Por qué.
-Pues porque mis padres no se merecen esto.
-¿Y qué es esto, Blanca?
-Lo que estamos haciendo… Bueno, lo que íbamos a hacer…
-Claro…
-¿Claro, qué?
-Nada Blanca. Volvemos a casa y tú tan contenta.
-No se trata de que yo esté contenta o no, perdona…
-¡Blanca! Ya está… ¿vale? Volvemos a casa… Cuando te aclares, y sepas lo que quieres y lo que no… me lo dices.
-Por ahí no vayas, Alex… Por ahí no, porque te pegas la hostia tú solito.
-Corrígeme si me equivocó… Pero ese chico ha cambiado algo en ti….
-¿Guille? Tú estás tonto, Alex. Tonto no imbécil y gilipollas…
-Blanca, no te pases ni un pelo.
Ambos estaban mirándose. Sus miradas eran desafiantes y el silencio que había empezado a reinar en el coche podía palparse desde metros.
-A lo mejor esto no va a ningún lado, Alex…
-Ah… ahora esto no va a ningún lado…
-Hombre, teniendo en cuenta la gran diferencia de edad… Tú tienes unas prioridades, yo otras. Yo quiero una cosa y tú otra. Yo siento más que tú, o lo siento más…
-Claro… Puedes ser clara. La diferencia de edad es lo que nos va a evitar sentir dolor.
-¿A qué te refieres con que sea clara?
-Que digas las cosas tal y como son Blanca. Que todo esto se acaba.
-Yo no he dicho que se acabe…
-Blanca por favor, no tengo tu edad, recuérdalo…
-Pues mira, ya que no tienes mi edad tal vez es mejor que todo se acabe sí.
-Vale… pues ya está. No tenías que haber montado todo el numerito para esto…
-Por favor… -Blanca dejó de mirarlo y abrió la puerta del coche.
-¿A dónde vas?
-No te importa. No me llames. No me nombres. No me busques. No hagas nada.
-Blanca, déjame que te lleve a casa…
-No.
-¿Sabes? Eres una caprichosa y una cría… pensé que eras algo más madura. ¿Te has divertido?
-Mucho. Hasta siempre Alex –y con un portazo cerró el coche, cogió sus cosas y echó a andar por esa carretera vacía. No sabía dónde estaba. No sabía que iba a hacer…

No era consciente de lo que había hecho. Veía a Alex y su coche alejarse. Ella estaba seria. Andaba, pensando en todo y en nada.
Él miraba por el retrovisor. Descolocado. Con una pequeña lagrimilla resbalando por la mejilla… La quería, era su princesa y acababa de dejarla escapar.
.


¿Por qué?

.

4 comentarios:

lenika dijo...

Por que los tios son unos imbeciles por eso la ha dejado escapar!!

a ver si recapacita y da la vuelta a buscarla, por lo menos que no la dejee ahi sola!

jun besazo

Perezoso dijo...

Cambio de planes y vuelta a empezar?? Vaya giro que puede dar la historia.
MUAACCK!

La Chica Piruleta dijo...

Los tios son imbéciles pero pienso que Blanca no le ha contado toda la verdad...sea lo que sea también se merece una explicación.
Eso si espero que se vuelvan a encontrar.

Ya tardabas en escribir princesa.
Tqm.

Ninfa Poética dijo...

este tipo de historias me ponen tan tristes...
yo nunca podría actuar como Blanca, porque cuando quiero a alguien como que se me olvida el orgullo y lo doy todo por esa persona... algo poco coherente y malo para mi, pero bueno, estoy segura de que a Blanca le espera algo grande al final de esa carretera vacía.