11.11.09

Suena bonito ¿no?

El viaje iba a ser largo y no quería pensar en nada de lo que hacía un minuto había recordado, por lo que se limitó a recordar aquella historia que les había unido, que prácticamente era peor...
"-¿Me sueltas por favor? -le dijo Blanca mirándole a esos ojos profundos.
-Vas a hacerme caso y escucharme o saldrás corriendo para variar...
-¡Yo nunca he salido corriendo!
-Es una forma de hablar Blanca... no fuiste a la cita, no me cogiste el teléfono, ¿por qué?
-Porque no me dio la gana.
-Sí señora, eso es hablar con decisión.
-¿Me sueltas o te lo digo en inglés?
-Si quieres...
-Please, let me go.

Pero Alex no la soltó. Seguía agarrado a su muñeca y la miraba, la miraba y dejaba ver una pequeña sonrisa.
-Me estoy cansando... Em soltes si us plau.
-¿También dominas el catalán? Chiquilla tú eres un prodigio -y con esto Alex la soltó.
Blanca no salió corriendo, se acarició el brazo y no dejaba de mirarle. Parecía como si le quisiera intimidar con aquellos ojos.
-Gracias... -dijo en un tono bastante frío.
-De nada...
El silencio llegó y con él, la incomodidad. Estaban allí, de pie, sin saber qué decir, qué hablar, qué hacer.
-¿Me dejas invitarte a una copa?
-No -contestó ella de una manera rotunda.
-No seas sosa...
-Perdona, pero no soy sosa.
-¿Qué hay de aquella chica a la que conocí en el tren? ¿Eres Blanca? O tal vez me estoy confundiendo de persona... Usted perdone, señorita.
Blanca echó a reír. Había conseguido robarle otra sonrisa como en aquel tren que se conocieron.
-Soy Blanca, la misma que conoció usted en el tren... -dijo sonriendo.
-Entonces, déjame volver a hacerte reír, déjame ver como te sonrojas o te enfadas o no paras de hablar... Venga...
-Eres un adulador y un pesado y Dios sabe cuántas cosas más...
-¿Pero?
-Pero sí, vayamos a tomar una copa... Pero hay otro pero, invitas tú.
-No hace falta que me lo dijeras, eso es obvio.
-Dicho queda...
Ambos sonreían. Ambos se dispusieron a andar en la misma dirección, al mismo lugar. Compartirían mesa juntos. No iban a bailar, iban a conocerse y qué mejor lugar que un pub en el que pongan Jazz o Blues o Soul... Puede que probaran las bebidas del otro. Puede incluso que probaran los labios del otro. Podrían ser tantas cosas...
-¿A dónde vamos? -preguntó Blanca de una manera, algo impaciente.
-A descubrir un sueño juntos... Suena bonito ¿no?
Blanca se rió. Paso a paso llegaban a aquel bar que les vería conocerse".
.

1 comentario:

Perezoso dijo...

A descubrir un sueño juntos!

Ves cómo me sorprendes con lo que escribes. Menuda frase!
MUUUUUAACCCKKK!