10.11.09

A-17

Entró en la estación y se quedó paralizada. Miraba las pantallas, miraba la cantidad de posibilidades que había para saborear su libertad y eso la angustiaba. La angustiaba porque tenía cantidad de posibilidades y no sabía cuál elegir. Cogió un ticket y esperó a que su número apareciera en la pantalla. Apenas tardaron. Apenas tardó en reaccionar y acercarse a la taquilla.
-Hola buenos días -dijo una señorita bastante guapa y con una sonrisa.
-Hola... quería... quería un billete de tren...
-Bien, entonces ha venido al sitio correcto... -la señorita guapa sonrió.
-Ah, sí... ya... el destino ¿no?
-Sí por favor, facilitará mucho las cosas... -volvió a sonreír.
-Pues uno para Madrid... -y después de decir esto, comenzó a pensar.
"¡Qué originalidad por favor! Ten cuidado no eclipses a la gente... Por favor... Madrid... Madrid o Barcelona es como un tópico... ¿Qué pasa? ¿Quieres huir? Pues Madrid o Barcelona, obvio... ¡Qué horror de chica! Bueno, mirando el lado positivo... está aquí al lado, si pasa algo, dos horas y todos tranquilos ¿no?"
-Señorita perdone, ¿me está oyendo?
-¿Qué? No, perdone, estaba pensando... -dijo con su mejor cara tonta.
-Que si para el primer tren...
-Sí por favor.
-De acuerdo, pues serán 18 con 15 por favor...
Blanca sacó su cartera y le pagó a aquella señorita con un billete de 20 euros... Esperó la vuelta y con una amplia sonrisa, se dispuso a andar al andén. Su tren llegaría en 13 minutos.
Se acercó a un banco y allí se sentó. Pensaba muchas cosas: qué le diría a sus padres, a sus amigos, qué haría con los estudios, qué haría con su vida, qué iba a hacer en Madrid, con qué dinero sobreviviría, y a parte de todo esto... Alex. Aquel que había conocido en un tren. Cogió un tren para conocer al amor de su vida y ahora cogía un tren para... alejarse de él. Era una pequeña paradoja.
.

Recordar todo aquello... no la favoreció, en absoluto, pero sí hizo que los 13 minutos pasaran y llegara su tren. Recogió todo lo que tenía y subió al tren. No miró atrás. No tenía a nadie al que decir adiós. No había nadie en la estación al que ella pudiera decirle adiós. No miró atrás. No miró atrás ni cuando oyó el ruido de las puertas del tren cerrarse. Entró en el vagón y buscó su asiento. Colocó todas sus cosas y se sentó en su asiento. El asiento A-17.
"Me persigues hasta huyendo de todo y... de ti... A... Alex...".
Y en menos de 2 minutos, el tren se puso en marcha.
.

5 comentarios:

Perezoso dijo...

Bueno, bueno, bueno, muy interesante se pone la historia de nuestra princesita.
Se volverá a enamorar??

MUUUACCKK!

Laura Guijarro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura Guijarro dijo...

..... que va a hacer ella sola en Madrid? jo.....que vuelva con Alex!!

Y QUE PONE EN EL PAPEEEEL??

lenika dijo...

Holaa guapsiiima

¿Significa eso que Alex va en el tren??

Aqui tienes la continuación de la historia.. =)

Marta dijo...

¡Que pone en el papeeeeL!
Esto se está poniendo interesante colegotaaa ;)